Un grupo de panaderos recuperan el “alma del pan”

Confío en que nuestros lectores sepan admitir la licencia poética que me permitiré hoy para hablarles del pan. Ese pan tradicional que es obra porque nace de la madre en forma de masa. Que alimenta y no engorda porque es la tierra con su espiga quien lo ensalza.

pan tradicional granadinoVengo a hablarles del primer pan, aquel que fermentó de la harina y las lágrimas de una madre para dar de comer a sus hijos. Es por ello -con acierto- que al horno de pan se le llame obrador, aun siendo obra de mujer el primer horno que trajo en su vientre el pan y el hijo bajo el brazo.

De aquel pan cuyo olor casi no alcanzamos a recordar por culpa de quienes lo amasaron con vil metal, malvendiendo su digno nombre por las monedas de la traición; de quienes confunden valor y precio, poniendo en vilo un oficio por el pan milagrero de tres a un euro… De aquel pan les quiero hablar, y de la gente que lleva la buena miga en el alma y amasan abrazos en cada rosca que lazan; de su olor a madre y el sabor a noche amasada con desvelo… Del pan, pan, sin más; que, como el amor, cuando se amasa despacio, nunca pasa.

pan tradicional granadinoEste fue el empeño de un grupo de panaderos granadinos para recuperar el alma del pan, sus olores y sabores de “toda la vida” bajo la marca “Pan Tradicional Granadino” que sale del horno de la Asociación Profesional de Fabricantes y Expendedores de Pan de Granada y Provincia (AGRAPAN) y los técnicos en calidad Fátima Orihuela Contreras y José Manuel Morales Molina. La norma de calidad está auditada por la empresa SGS y acredita un pan saludable sin aditivos, con harina ecológica certificada, y materias primas de alta calidad. Su elaboración se hace a diario de forma tradicional con masa madre y sin someter al pan a ningún proceso de pre-cocción ni congelación. Es decir, aroma y sabor 100% natural, hecho sin prisas, con la pasión y el amor de unos pocos valientes que garantizan que el pan sea pan sin perder su alma tradicional. Las primeras panaderías en obtener la marca de calidad han sido:

  • Panadería LA ERMITA (Dúrcal)
  • Panadería SORIA (Alfacar)
  • Panadería GERARDO (Orgiva)
  • Panadería SANTA ISABEL (Pedro Martínez) y
  • Panadería LA GRACIA DE DIOS (Granada)

Se espera que próximamente sean varias más las panaderías que se sumen a la “norma” con objeto de llegar a un público cada vez más preocupado por un pan sin conservantes, anti-apelmazantes, ni otros aditivos, obteniendo una calidad diferenciadora sobre la panadería industrial y la amenaza que supone para un sector tan delicado como el del obrador tradicional granadino.

Ver noticia en canal Epicúrea: https://youtu.be/AnAB7bRJ6Ks

Marc Muñoz

Mi nombre es Marcos Muñoz, dirijo y escribo para la revista Epicúrea. Fui socio fundador de la Asoc. Enogastronómica Petit Verdot, y creador de la "Ruta de los Vinos de Granada". También colaboro en otros medios de comunicación gastronómica y de promoción turística.

2 comentarios sobre “Un grupo de panaderos recuperan el “alma del pan”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − dos =