Brindis al Sol, enoturismo de altura en Granada

Atrapar en una copa de vino el primer rayo del amanecer más alto de España, puede ser un sueño, un reto, o una aventura, que toma todo su sentido en la provincia con los viñedos más altos del continente europeo.

Este es el concepto que desde el enoturismo trata de integrar la “Ruta de los Vinos de Granada“. En la provincia que produce los vinos más altos de Europa y con la cumbre más alta de la España peninsular, alguien tenía que asociar dos valores que se complementan en una experiencia de altura: subir al Mulhacén y hacer un “Brindis al Sol” en lo que se ha convertido un ritual por los vinos de calidad y su consumo saludable. Un homenaje a los productores que han conseguido llevar a sus vinos a lo más alto, en todos los sentidos. Una experiencia para los sentidos, que sólo es posible vivir en Granada y que ofrece la “Asociación Enogastronómica Petit Verdot” a través de su web http://rutadelosvinosdegranada.com

vinos brindis al solEn esta edición colaboran los vinos de Bodegas Avelino Vegas (Circe blanco y Nicte pétalos de Rosa), en Santiuste (Segovia) junto al ‘Moreno’ y ‘Pelirrojo’ de la bodega Mil300 (Laroles, Granada) y el tinto crianza y blanco de Bodegas Lureño (Lugros, Granada) ambas con algunos de los viñedos más altos de Europa, en el Altiplano de Sierra Nevada y la Alpujarra alta, respectivamente.

La 8ª subida nocturna al Mulhacén y el #BrindisalSol han conseguido hacerse un hueco en la oferta enoturística nacional combinando de forma original las emociones de una actividad en la naturaleza más imponente con las sensaciones más románticas de sostener una copa de vino frente al primer rayo del amanecer más alto de España.

Una imagen única y una experiencia que vale más que las mil palabras en las que se pueda contar.

La actividad comienza con una comida maridaje en el municipio alpujarreño de Capileira (Granada) para continuar con una ligera caminata desde el Alto del Chorrillo hasta refugio de Poqueira, el más grande y mejor equipado de Sierra Nevada. Desde aquí comenzará el primer tramo de ascensión nocturna hasta llegar al refugio de la Caldera, en las faldas del Mulhacén. Tras una breve parada técnica de avituallamiento, los excursionistas afrontarán la parte más dura de la subida con un desnivel de hasta 400 mtrs que les llevará al punto más alto de la península en espera de ver amanecer. Este es el momento “cumbre” de la excursión, después de una subida bajo la luna, atrapar el primer rayo de sol en una copa de vino. Copa en mano, frente a levante, con el silencio abrupto del viento rompiendo en la cresta del Mulhacén, y el sol comenzando a despuntar. Los primeros rayos, casi tangenciales a la curva terrestre nos ofrecerán todas las tonalidades naranjas y rojos, morados, violáceos y finalmente azules. Luces tempranas que se filtrarán en la copa de vino para crear efectos de luz y brillos especialmente emocionantes. Un ritual y una bendición para los vinos de nuestros bodegueros: Fernando Vegas, Pau Gómez, y Antonio Martín; sin duda, los auténticos protagonistas de una experiencia que sin su trabajo no tendría sentido.

Epicurea G&T

Te ofrecemos una visión diferente de nuestra gastronomía. Una comunicación sin autocomplacencia ni complejos, abierta para todos los gustos y en todos los sentidos.